Escribir literatura es saber mentir bien en el momento indicado. Los ríos son agua en movimiento, van por un cauce y se accidentan; pero alguien les ha llamado serpientes. Y aquellas dos estrellas que titilan altas en la noche despejada y se parecen al silencio definitivo... no son más que dos estrellas allí arriba que responden a principios astronómicos, pero alguien ha dicho que son las lumbres del cielo. 

Los ríos son más hermosos ahora. 

Las estrellas son más misteriosas ahora. 

Qué igual a sí mismo sería el mundo si no pudiéramos mentir deliberadamente.

En este curso aprenderás a mentir con estilo. Mentir no tiene mayor complejidad. De hecho, es incluso dudoso que un curso de escritura pueda enseñarte a mentir con arte. Tú ya lo sabías hacer, pero la mentira tenía hasta ahora unas connotaciones demasiado éticas.

Aprenderás, pues, a cambiar la ética por la estética. De eso se trata (hasta ahora).